Archivo mensual: enero 2008

Ya era hora….

 

No tiene mucho sentido sacar un disco (Reality Check, 2008) después que durante el pasado 2007 se han estado lanzando temas, remezclas y demos varias por su myspace… pero bueno, mas vale tarde que nunca. Tampoco entiendo que a cualquier banda de pringaos se les edita un disco, y aquí se ha tardado un año en poderlo escuchar. En fin, que ya lo tienen, está hecho sobre la base de temas ya conocidos y se les ha limpiado un poco (a veces demasiado) el sonido. Algunos temas creo que sólo han sido remasterizados y ya, pero a otros como “Fuck Nicole”, se les ha lavado tanto la cara, que el sonido sucio que les caracterizaba se ha diluido un poco. En “Homecoming” le han subido un poco los bpm y la canción ha perdido el aire guarro que tenía. Yo personalmente me quedo con las primeras versiones, pero supongo que te produzcan un disco es esto…. ir detrás de lo que has hecho y darle un poco de brillo.

Yo me he perdido un poco con las etiquetas que les han puesto, hay quién dice que son rock, post rock, electrónica (no) o dance-punk (que pereza de etiqueta), yo me quedo con New Rave,  que suena mejor y que su definición se adapta bastante a lo que hacen. Ya dije anteriormente que serían la banda del 2008 y me reafirmo. Sólo hay que ver su gira….

Anuncios

Préstamo

He visto esto en soitu, y como me he reído me lo pongo en el blog. El autor es Alejandro Arteche, y espero que se lo tome como un homenaje:

Por ALEJANDRO ARTECHE* (SOITU.ES)
El dj es la persona que pasó de ser el feo que se quedaba arrinconado en las fiestas poniendo discos a convertirse en los 90 en un ser supremo. “God is a Dj”, que decían Faithless. Sumas millonarias por sesiones que no pasaban de las dos horas y trato de vip que para sí quisieran muchas estrellas del rock o el fútbol. Pero eso se acabó.
Un estudio de mercado decía que en Europa y América ya se les ha pasado la tontería y que los djs viven de las rentas engañando a los Países del Este con su complejo de nuevos ricos, a las clases altas Sudamericanas (aunque luego sus sesiones acaben a tiroteo limpio con muertos en la pista de baile como le ocurrió a Carl Cox en plena pinchada en Caracas) y a algunos países de Europa que todavía no se han enterado de la fiesta (España entre ellos que con su catetismo habitual sigue empeñada en que si no es caro, no es bueno).

Lo que aquí te proponemos no es aprender a tratar a un dj estrella, sino al que te alegra todos los fines de semana en tu local favorito. Lee esta guía sobre cómo comportarte en 17 pasos -en esta primera entrega puedes ver 8- para que tu próximo sábado noche sea mágico… o un infierno. Está en tu mano.

  1. Si le ves con auriculares quedándose sordo, encorvado sobre una mesa de mezclas o dejándose la vista buscando un disco, no lo hace por gusto. Está trabajando. Si quieres pedirle algo, ¡espera! No te pongas a golpear el cristal de manera impertinente y repetitiva. El dj es persona y no un cachorro de animal en el escaparate de una tienda de mascotas.
  2. “Si tuviera más tetas y fuera rubia seguro que me ponías lo que te pido”. No hay nada más triste que automenospreciarse. ¡Ya lo hacen los demás por ti, boba! Si te niegan una canción será por algo y si te pones en plan víctima harás el ridículo más espantoso. ¿Ves como el dj habla con el recogevasos y te señala? Premio, bonita. En diez minutos te has convertido en la risa de todos los empleados.
  3. “Esto es una mierda, todos se aburren y nadie baila”. El que durante el colegio quisieras ser el delegado de curso y te quedaras con las ganas porque eras inaguantable no significa que ahora puedas ser el defensor del cliente. ¿Quién eres tú para hablar por los 300 clientes del local? ¿Si sabes tanto por qué estás pagando las copas a precio de oro y aguantando empujones mientras el dj se lo lleva calentito a casa? Es la mejor frase que puedes decir para ser considerado un apestado.
  4. “¿Puedes poner algo que se pueda bailar?”. Veamos, ha sonado James Brown y haces tu comentario encima del ‘Vogue’ de Madonna. ¿Has buscado bailar en un diccionario? No, con Fito, Maná y una rumbita, que es lo que quieres que te pongan, no se baila, se hace el ridículo.
  5. “No sé qué pedirte, dime algo”. Vamos a ver, la única obligación que tienes de pedir en un local es una bebida en la barra, que en eso se basa el negocio de hostelería. Otra frase odiada es “¿me dejas ver los discos que tienes para ver qué te pido?”. Directamente estás pidiendo a gritos que los porteros te saquen a patadas del bar por absurdo.
  6. “Si me pones una canción te invito a algo”. El alterne es algo que hacen unas señoritas en bares de carretera. El dj pone música y suele tener las copas gratis. No confundas conceptos porque aunque a veces haya que prostituirse poniendo una canción que no quieres, sienta muy mal que te lo llamen a la cara.
  7. “Somos 40 de una boda y nos hemos dejado 300 euros en copas. Cambia la música”. El rollo señorito latifundista está totalmente out y es de muy mal gusto hablar de dinero. El dj tiene sueldo fijo y no va a comisión de las copas vendidas porque, repito, no es una señorita que trabaje en un bar de carretera.
  8. “¿Puedes poner “cumpleaños feliz” y dedicárselo a Vanessa María por el micro?” Tu amiga Vanessa no es el centro del mundo y al resto del local le importa un pito si cumple años o tiene ladillas. El próximo año mejor vais a un chiquipark con payasos y piscina de bolas.

   9.  “Pon una lenta que tengo una tía a punto de remate”. Qué triste que a tu edad necesites un mamporrero      para rematar la faena. Además, ¿una lenta? ¿a las 4 de la mañana? Chico, a esas horas si ya no has ligado no te vas a llevar al catre ni a la que decía lo de ser rubia con tetas grandes. ¡Ay, otro fin de semana que terminas haciendo manualidades!

10. “Tú estás aquí para poner lo que te diga la gente”. La esclavitud se abolió hace tiempo y el rollo “como pago, ordeno” es de quiero y no puedo. Vale, eres un impresentable, pero no hace falta que lo grites para que todos se enteren.

11. “Pon el umbrella”. No tienes ni idea de quien es Rihanna y eres de los que conoce las canciones en función de su popularidad como politonos anunciados en la tele. No sabes ni lo que estás pidiendo pero quieres hacerte el guay y te arriesgas a que te digan “es justo lo que está sonando ahora”. Si eso ocurre, haz mutis por el foro y no digas “Ah, no sé. Es que como está de moda”. Recuerda: no eres la reencarnación del Macario de José Luís Moreno.

12. “Pon algo en español, para poder cantar” ¿Pone en la fachada karaoke? ¿no? pues calla y baila. Además, en pleno siglo XXI no saber inglés es de juzgado de guardia. ¿Quieres algo en español? Pues ¡hala!, ‘Me gusta ser una zorra’ de las Vulpess. Y ahora la cantas.

13. Estás hablando con un dj, no con un concursante de Pasapalabra. Intenta saber el título o el grupo de lo que vas a pedir. No hay cosa que más fastidie que alguien venga en plan: “sí hombre, esa que suena tanto en la radio ahora”, “una de unos maricas que cantan como tías” (Scissor Sisters), “espera que la llevo en el móvil como politono y te la pongo”

14. Compórtate de manera natural. Si hablas a través de un cristal no abras mucho la boca para vocalizar lentamente. El dj no te oye, no es que tenga retraso mental. Ya que estás haciendo el ridículo, llévalo hasta el extremo y para eso saca el móvil y se lo escribes en la pantalla. Todos terminamos antes. Tú en humillarte y el dj en decirte que no te la pone.

15. No significa no. El que empiecen a desfilar todas tus amigas pidiendo lo mismo por si al final cedes, nunca resulta. La táctica de vencer por aburrimiento no sirve para alguien que se pasa 6 horas en un cuchitril de 2 metros cuadrados aguantando borrachos, humo y ruidos ensordecedores. Está inmunizado.

16. “Si pones ahora el ‘Litros de alcohol’ de Ramoncín se cae el local”. Sí claro, tú acabas de llegar y sabes lo que quiere la gente mejor que el pobre dj que lleva cuatro horas aguantando mecha y creando un ambiente. Pues nada, que se caiga el local… y que la bola de espejos te parta el cuello, por listo.

17. Esto no sé por qué pero sólo pasa con los andaluces, que estén donde estén tienen que pedir una sevillana o una rumba. Vamos a ver, sólo has salido un fin de semana de tu tierra para pasar el puente, no te has ido al exilio como el protagonista de ‘En tierra extraña’ de Concha Piquer. ¿No puedes pasar 48 horas sin los puñeteros ‘Siempre Así’?

De una larga experiencia en cabina, se deduce que las chicas son generalmente más pesadas con los pobres trabajadores del disco y que los tíos sólo incordian si van en manada rollo despedida de soltero. Cuando entra un grupo de mujeres solas a un local y se ponen todas en corro a bailar, tiembla dj, en breve irá alguna a cumplir uno de los pasos descritos antes.

Esto no quiere decir que el dj sea intocable (aunque cuando vas al banco tú no le dices al cajero como tiene que cuadrar los balances), pero sí que el dj es un animal insociable al que hay que tratar con mucho tacto y mano izquierda. Una sonrisa, un buenas noches y un por favor ayudan mucho. También ayuda que seas un cliente coherente. Si estás oyendo clásicos del soul no pidas Melendi. ¿Acaso pides caviar en un burger?

Mejor dicho, no pidas Melendi nunca. En ningún sitio. Por tu imagen.

1347 en lugar de 1601

Al final no encontré las Asics que buscaba. Como las quería a toda costa, me imprimí el modelo sacado de interné, y me fui de tiendas foto en mano, para ver si encontraba el modelo 1601 de las Mexico 66 Baja. En la tienda de Glòria, nos miramos el catálogo español, y no estaban. Ella me dijo que si no estaban en su catálogo, no las encontraba en España, que las marcas lo hacían para que cada país tuviera modelos exclusivos, y que el 1601 a lo mejor estaba en Polonia, pero no aquí. Yo me la creí, pero poco, y el sábado me bajé a Barcelona para comprobar si en la capital las encontraba. Entré en 7 tiendas por lo menos, y a parte de tener todos los mismos modelos, en todas, cuando les enseñaba la foto me miraban pensando lo burro que era ir a comprar zapatos con una foto. Al final, en una tienda en la calle Tallers, que tenían representación de la marca, me dijeron que no estarían en España. Luego asumí que Glòria tenía razón. Fuimos al Manchester con Àlvar y Berta, y después de dos copas, me vino el subidón y volví a una de las tiendas a por el modelo 1347 que nos gusaban a los tres, y que la verdad, eran muy monas también. Tema zapatos cerrado.

En el Manchester, Berta me regaló un pedazo de camiseta que me trajo de Londres diseñada por unos amigos suyos ingleses. Y es que Berta es muy moderna y tiene muchos contactos modernos también….

Por la noche como sabíamos que la parte gótica de Ciutat Vella se estaba muriendo, nos fuimos al Raval que siempre hay movimiento. En el Bside estuvimos bastante rato y también vino Albert que se marchó al cabo de dos horas con Berta porqué no podía con nuestras ganas de fiesta. Y ya que teníamos entrada gratis, después del Bside nos fuimos al Fellini a pasar el rato. Del Fellini nos fuimos a las cinco después de un ataque de lucidez mío al ver que aquello era bastante cuadro y que la música era bastante mala. Como era pronto, pasamos por el Kentucky del que no doy detalles porqué es lo peor. Después de tomar una cerveza y de encontrarnos a Oscar, que me gustaría saber que coño hacía allí y en esas horas, nos marchamos a casa. Justo salir del bar nos encontramos a Matt con amigos suyos buscando un after. Nosotros como no somos especialistas en buscar afters y tenemos el corazón muy grande, los acompañamos por el Raval en busca de uno. En el Bside no querían ir porqué se pagaba y pasamos por cuatro mas para ver que tal… estaban casi todos cerrados, y decidimos que ya no eran after sinó before. Al final, al cabo de una hora, dejamos a toda la representación de la ONU porqué eran las siete y media, y nosotros teníamos que dormir un rato también. Hemos quedado con todos ellos el día nueve para ver a Hidrogenesse en el Razz, y espero que hayan tomado valeriana porqué yo ya no aguanto estos trotes. El domingo por fin estrené los zapatos….

No Bread, No Butter

Al final no vamos al Bread&Butter… tenía que hacer demasiadas acrobácias para llegar y vencer, y lo dejaremos para la edición de verano que hace calor y sol, y las cosas se ven de otra manera. Hace tres años que no voy y ya tenía ganas, pero bueno, esperaremos a julio. También aparcada la fiesta que daba Mustang en el Fellini… 

Por otra parte, hace unas semanas, vimos en el Myspace de Digitalism, que el 18 de enero, daban una sesión en Barcelona,  y después de muchas indagaciones, al final no hemos sacado nada en claro. Lo único que sabemos es que están en la fiesta de cierre del B&B,  pero ni idea de donde coño pinchan. Si mañana alguien me sopla dónde están los de Digitalism haciendo el fin de fiesta, soy capaz de vestirme de camarero y colarme… hay que ver con el hermetismo, que nadie suelta nada. Que si primero al Razz, que si luego al Shoko, que si al Discotheque… que plastas. Me quedan 24 horas para ver si a alguien se le suelta la lengua, y me dice donde pinchan. Quería enviar un mensaje a la organización, pero con lo alemanes que son, seguro que no hay manera. A ver si tenemos suerte…(Berta, si lees esto antes de ir a la fiesta de tus amigos diseñadores, interroga a todo el mundo hasta que saques algo. Ah, y nos vemos el sábado que bajo a Barcelona….!!)

Así que estoy pendiente de un chivato  para adelantar o no mi visita a Barcelona.

Si no hay Digitalism, espero que encuentre mis Asics, que aquí ni rastro de ellas……

Uffff….

Bueno, qué de trabajo esta semana, que no tengo ni vida social ni comercial, ni ná, llego a casa justo para comer y dormir, y no tengo tiempo para nada; Creo que a partir de mañana esto se termina, y podré volver a la normalidad, de trabajo, de compras y  de relajo. El sábado vi las Asics que andaba buscando hace tiempo, en la nueva tienda de Glòria, y justo las que quería estaban reservadas por alguién que se ve que tenía el mismo gusto que yo, porqué se probó otras que yo también me probé. En fín que  las ciudades pequeñas son una caca, porqué seguro que me lo encuentro en el primer bar que vaya con los dichosos zapatos. Al final no hay zapatos por ahora, pero Glòria me ha dicho que me las puede pedir que no hay problema. Yo, que ahora estaba con un enamoramiento zapatil que casi no podía dormir,  ya le he dicho que si, que me las pida, pero hoy buscándolas en la página de Asics, a parte de no encontrar las mías por ningún lado, he visto otras que me gustan mucho mas. Ahora estoy en un sinvivir con tanta bamba chula y con tanta indecisión, mañana voy a la tienda y zanjamos el tema que quiero estrenarlas ya….

El finde, del que casi ya ni me acuerdo, al final lo pasamos todo en el Blau; el viernes por un concierto  y el sábado para ver la pedazo sesión que hizo Yolapincho en el Plegatín. Hacia tiempo que no bailaba tanto, y no me reía tanto también. Hay que ver cuanto friki hay en las discotecas y en el mundo en general. Yo que me encontraba mal y que iba a tomar algo, al final llegué a las seis de la mañana a casa.

El domingo como tuve tiempo de estar en casa, escuché el nuevo (bueno, ya un poco viejo) de Kylie, y me estuve preguntando todo el rato quién cojones le había aconsejado sacar “2 Hearts” como primer single, con los temazos que tiene el disco…

Empezamos….

Bueno, ya tengo la entrada para el Summercase. Ya desde el primer año, dije que si podía no me lo perdía nunca mais; ay, cómo disfruté con Daft Punk… Aunque el año pasado ya estuviera un poco lleno de cholos y de chonis, creo que por ubicación, precio y cartel, es de lo mejor que hay… El cartel casi que me la suda un poco, porqué con tanta oferta, seguro que hay un montón de cosas que me gustan… Ya hay tanta confianza con Sinnamon, que todo lo que hacen y organizan me parece bién. Oí que seguramente estará Róisín, o sea que guay poder volver a verla. Yo espero que el Summer traiga a Goldfrapp y no se lo lleve el FIB, y que si The Teenagers no van al Primavera (que seguro que si), vengan también al festival.

Hoy precisamente hablaba con Alvar, y he decidido que si él y Albert van al Primavera, yo me apunto porqué el año pasado nos lo pasamos tan bién que me da igual que el cartel no sea para mi, pero que no me lo pierdo. Por bién organizado y por la cantidad de gente guapa y con estilazo que hay (de todo eso tiene que aprender el Summercase). Hay que ver el año pasado, no se si porqué entramos gratis o porqué sería, pero el festivalazo que nos pegamos, y el montón de gente que conocimos, no nos lo quita nadie… creo que no vimos ni un concierto entero de tanto ir p’arriba y p’abajo.

Al Daydream, no pienso ir a no ser que me caiga una entrada del cielo cómo el año pasado con el Primavera. No me gusta Radiohead y punto.

Al Sónar de noche, ya no creo que vaya pero fijo que no me pierdo el de día. Ya no estoy por los trotes que da el de noche, el montón de niños desfasados, las colas, la multitud, el estar de pié junto a trentamil  y no ver nada del concierto, etc. etc. El año de Björk y Underworld fue el colmo del agobio, y del morir de éxito, creo que lo dejo para otras generaciones. El de día en cambio, cada año es mejor: han limitado el aforo,  sirven Budweiser en lugar de San Miguel, siempre hace sol y hay un buen rollo general que vaya tela. El año pasado nos quedamos cortos de tiempo, y este, a las 12 del mediodía ya estaremos en el village tomando el sol cómo lagartijas…

Y otro que no me pienso perder será el Weekendance. El año pasado con Massive, Digitalism, y Faithless fue espectacular. Supongo que este año se pondrán las pilas con el precio, y será un poco mas caro, ya que los 30 euros que valía para el cartelazo que había, era un poco ridículo; con eso a lo mejor filtran un poco porqué si el primer año ya hay 20000 personas no me imagino yo cómo estará este. Yo espero que o Underworld, o Justice o Daft Punk aparezcan en el cartel. Con uno me basta. 

Barcelona está fatal.

 

El otro día que estuvimos en Barcelona de marcha, flipamos bastante. Estábamos por la zona de Ciutat Vella y Raval porqué queríamos ir a Fellini, y nos encontramos con que la mayoría de locales que íbamos de copas antes de entrar, han cerrado.  Estabamos en el Bside, que por cierto debe ser el único local un poco underground que queda en la ciudad, y para descansar un poco nos fuimos a Plaza Real a tomar algo. El Club13, no se porqué, estaba cerrado. Vale que se ha vuelto turístico y tal, pero la música estaba de cojones, y el local era espectacular. Pasamos ya de largo del Cafè Royal, el mejor local de Funky y Jazz de Barcelona, porqué ya hace casi un año que también lo cerraron sin dar mas explicaciones, y nos fuimos al Fonfone. Allí, oh sorpresa, estaba cerrado también. No entendimos nada.

El ayuntamiento hace tiempo que lleva una campaña de control estricto del ruido por la noche, se entiende, pero lo del Fonfone y Club13 que hace un montón de años que están abiertos, y se supone con permisos, no tiene sentido. Ya hace tiempo intentaron cerrar El Cangrejo, dónde actua Carmen de Mairena, pero al final creo que limitaron horario y decibelios, y aún sigue abierto. El Indi, lo cerraron por falta de permisos, y algunos afters anónimos cómo el Blau, los cerraron porqué abrían todo el día y no eran ni bares. Luego va y se inventan la normativa de que no se puede tocar música en directo en los bares pequeños, y al final  la anularon porqué vieron que la habían cagado.

En fin, que vaya panorama y que vaya tela con Barcelona. Y lo fuerte es que hay un gobierno de izquierdas, porqué llega a haber uno de centro o derecha y no queda nada.